INICIO‎ > ‎Espacio Motivacional‎ > ‎

EN LO QUE TE ENFOCAS, CRECE

publicado a la‎(s)‎ 30 jul. 2014 9:24 por Intranet Ministerio de Cultura

Nuestro enfoque es lo que crea nuestra realidad. Si nos centramos en lo que está mal en nuestras vidas y nuestro mundo, ¿qué vamos a ver? Lo que está mal. Sin embargo, si nos enfocamos en las cosas que amamos, las cosas que nos inspiran y nos llenan de alegría, comenzamos a ver la belleza que no veíamos antes. Tú puedes transformar tu experiencia de vida en un instante, con el simple hecho de llevar tu atención profundamente dentro de ti, en lugar de quedar atrapado en los dramas y las preocupaciones del mundo, puedes romper los patrones de descontento y preocupación de toda una vida.

Así que si es tan simple, ¿por qué no lo hacemos? Y hay una respuesta a ello: porque no queremos. No queremos ser felices, preferimos pelear por lo que creemos que debe ser arreglado. No queremos rendirnos, queremos ganar. No queremos abrazar nuestra realidad, sino que queremos perseguir nuestras ideas sobre cómo deberían ser las cosas, en lugar de aceptarlas como son. ¿Por qué? Porque estamos convencidos de que sabemos más que la vida misma, sobre cómo las cosas deberían ser.

Los niños no hacen esto. Abrazan lo que tienen sin lugar a dudas. En los asentamientos humanos más pobres de la selva, a veces los jóvenes jugaban futbol con cocos y con los pies descalzos. No se deprimían pensando “¡si yo tuviera unos zapatos Nike!, entonces podría jugar mucho mejor. ¡Si tuviéramos una pelota de verdad en lugar de este coco!” No pensaban eso, se divertían mucho disfrutando de lo que tenían.

No se niega la importancia de trabajar por un mundo mejor. Se admira cualquier actividad que ayude a unir a la humanidad y mejorar la calidad de vida en este planeta. Vamos a centrarnos en lo que hemos logrado, en el mundo maravilloso e increíble en el que vivimos y los individuos apasionados e inspirados que están dando lo mejor a la humanidad todos los días.

¿En qué estás enfocándote en este momento? ¿En las frustraciones del pasado? ¿En las preocupaciones del futuro? ¿Por qué no pruebas, sólo por hoy, enfocarte en disfrutar de cada momento? ¿En dar lo mejor que puedas de ti en cada situación que se presenta? Descubre el poder del enfoque y, al hacerlo, asume la responsabilidad por tu propia felicidad.


                                           

Comments